Un puente de colaboración entre comunidades y diseñadores

Lo que más sorprende al equipo del taller LU’UM es la información tan valiosa que brindan las mujeres artesanas con las que trabajan en 12 comunidades del país.
Las soluciones que ellas proporcionan desde otra visión son impresionantes, por ejemplo, diseñaron una lámpara de madera chaquira que a nivel de diseño era bastante compleja de producir. Entonces, cuando los integrantes del taller LU’UM llegaron a la comunidad de Xochimilco en Pahuatlán Puebla, se encontraron con que debían cambiar su proceso de fabricación.
“Las artesanas empiezan a resolver una idea desde otro ángulo que desconocíamos. Nosotros decíamos que se elaborara de cierta manera, pero finalmente ellas nos dijeron: “No lo voy a hacer como ustedes me están diciendo sino como yo lo hago, y les aseguro que va a quedar muy bien”. Trabajan con tanta honestidad que te dicen lo que piensan y sienten, como “qué bonito está tu dibujo pero te voy a proponer otra forma más simple de resolverlo”, expresó Beatriz Hernández, coordinadora de proyecto.
Así, cuando inicia la parte de producción, el diseñador se traslada a la comunidad con su propuesta, y de esta manera empiezan a trabajar el diseño de acuerdo con lo que las artesanas saben y pueden hacer. “Para nosotros es muy importante no llegar a imponer. El diseñador es flexible para modificar el diseño y la comunidad también aprende nuevas cosas como, por ejemplo, definir cuánto puede producir, en cuánto tiempo y cuánto va a costar”.
Captura de pantalla 2014-03-10 a la(s) 15.21.34
TwitterFacebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>